Zona privada            
CatalanEspañol (spanish formal Internacional)

LA EMOTIVA HISTORIA D‘EN MAX

Cuando me propusieron escribir un caso de un perro con leishmaniosis , inmediatamente me vino a la cabeza la emotiva historia de Max, que pasó de ser un perro sin techo a tener como techo una casa con jardín.

Max es un Pastor Alemán de 9 años que hace 7 poco imaginaba que tendría la gran suerte de encontrar unos propietarios que, a pesar de su aspecto, decidirían adoptarlo y luchar para recuperarlo, tanto física como psíquicamente.

Max era un perro abandonado de quien Joaquín tuvo que ganarse su confianza para poder ayudarle. Siempre que intentaba cogerlo para llevarlo me y poder comprobar si tenía microchip , y por tanto propietario , huía tan lejos como podía. Han pasado muchos años de aquel día pero aún lo recuerdo perfectamente : alrededor de los ojos y las puntas de las orejas no tenía pelo , y en cambio , al igual que por todo su cuerpo , estaba lleno de cúmulos de descamación . También tenía úlceras en la nariz que sangraban y heridas y costras por todas partes. Además su condición física era muy mala, extremadamente delgado . Una vez comprobado que no tenía microchip , le explicó que lo primero que había que hacer era saber si tenía la Leishmania , la enfermedad que la gente conoce como la del mosquito . La manera de saberlo fácilmente es sacando un poco de sangre para la realización de un test que disponemos en el hospital , y que con 10 minutos ya puedes saber el resultado, que se utiliza como método de detección precoz de esta enfermedad , aunque aparentemente el animal esté bien.

Lauro Hospital Veterinario Max y su propietaria

Una vez supimos que Max tenía la leishmaniasis , hicimos completar su estudio con una analítica general completa. Los resultados revelaron que teníamos suerte ya que , aunque indicaban que había una moderada anemia , el riñón y el hígado estaban bien, factores muy importantes para poder elegir el tratamiento.

Le expliqué a Joaquín que esta enfermedad no se contagia a los otros perros ni que coman , beban o jueguen juntos , sino que el contagio siempre es mediante la picadura de unos mosquitos en concreto que son de la familia de los Phlebotomus . También muy importante era explicarle que esta enfermedad no afecta a las personas , a no ser que estén tanto inmunodeprimidos (debido cánceres o SIDA terminales ) que su sistema de defensas no pueda matar el parásito , tal y como sucede normalmente.

Una vez aclarados los principales dudas , le expliqué como lo habíamos de tratar porque en cuestión de poco tiempo pasara a ser un Pastor Alemán de película . En este caso, el tratamiento fue con unas inyecciones bajo la piel durante casi un mes , unos comprimidos y un champú para la piel . Max parecía que entendiera que todo lo que hacíamos era para ponerlo bien guapo y nos lo agradecía estando siempre contento . El tratamiento dio la felicidad completa en el Max y el Joaquín, ya que progresivamente veíamos la mejoría en su aspecto hasta parecer un Pastor Alemán que nadie hubiera dicho lo que había pasado.

Desde aquí quiero dar las gracias a aquellas personas como Joaquín que luchan y ayudan a los animales que tienen la desgracia de ser abandonados y les toca vivir la dura vida de la calle , donde cada día sobrevivir es todo un premio.

Sara Roca


Comentarios  

 
0 #2 12-03-2011 13:12
Sara: soc la carmen del ROY, gracies a tu, per ajudar-me tant a cuidar-lo..ara es feliç, encara que el trobo molt a faltar, sé que vaig fer el millor per ell, i dono gracies per els anys de felicitat que em va donar, per la seva fielitat i amor.I com tu dono gracies a qui adopta, com jo vaig fer..Una abraçada
 
 
0 #1 11-03-2011 21:45
Gràcies, Sara, per enrecordar-te de la nostra història. La veritat és que en Max ens ha donat moltes satisfaccions. És un gos molt carinyós, es fa estimar molt. Sembla mentida que hi hagi gent que pugui abandonar i maltractar animals tan fidels i lleials com en Max.
Salutacions a tothom.
Quim
 

Blog - Noticias

Últimos comentarios