Zona privada            
CatalanEspañol (spanish formal Internacional)

¿DONDE ESTÁ VALENTÍN?

Hace 4 meses me viene de urgencia una chica que se había encontrado un gatito, el pobre había sido mordido en varias partes y las heridas estaba infectadas. Como le dolían tanto, cuando le curaba se enfadaba y me bufaba. Imaginaos un gatito de 3 semanas enfadado y bufando: era súper gracioso y como la chica lo vio muy valiente, en seguida me surgió su nombre: ¡¡¡Valentín!!! Era muy bonito: un atigrado gris, con unos ojos azules preciosos. Como la chica no se podía quedar con él por problemas familiares, decidí quedármelo. Ya le había puesto el nombre y ya lo sentía como mi mascota.

Al traerlo a casa mi hijo se puso muy contento. Lo cuidaba mucho y él mismo se ocupaba de darle el biberón. Y así el gatito valiente pronto se trasformó en un gatito muy dulce y cariñoso. Pasaron un par de meses y Valentín ya era parte de la familia. No se separaba de nosotros y del perro y la otra gata que tenemos. Era entrañable y divertido verlos jugar…

Naturalmente Valentín se vacunó y desparasitó correctamente, pero como era pequeñito todavía no llevaba el microchip. Él siempre se ponía en la puerta de la entrada esperándonos como el perro y la otra gata, y la gente que pasaba siempre se paraba a acariciarle por lo bueno y cariñoso que era. Hasta que un día llegamos a casa y no estaba ahí, esperándonos. Nos sorprendimos mucho, pero pensamos que tal vez se había quedado dormido en un rinconcito de la casa, como solía pasar alguna vez. Pero el día siguiente no apareció y hablando con un amigo, éste me comunicó que justo el día anterior, pasando por delante de casa había visto una pareja muy entretenida con Valentín, justo poco tiempo después de llegar nosotros a casa.

 

¡Nos habían robado a Valentín! En seguida hablé con todas las veterinarias de mi pueblo y alrededores y envíe una foto de mi gatito y también puse carteles con la foto de Valentín pidiendo información, pero hasta el día de hoy, no he vuelto a verlo.

Me han llamado varias personas pensando que habían visto a Valentín, pero al final no era él. Ha sido muy duro perder a nuestro gato y lo más duro es pensar que si le hubiera puesto el microchip, posiblemente ahora Valentín estaría con nosotros, pero me equivoqué en esperar y ahora, ya no hay vuelta atrás.

Barbara De Siano


Blog - Noticias

Últimos comentarios