Zona privada            
CatalanEspañol (spanish formal Internacional)

LILITH Y LOS PARÁSITOS

Lauro - gato con pulgas

Os contaré la historia de la "Lilith", que es un caso que me llegó al corazón. La Lilith es una gatita que vivía en la calle, pero como era tan buena, iba a la casa de una familia para comer. Digamos que era una gata de la calle, con mucha suerte.

Esta gatita no estaba controlada, ni vacunada ni desparasitada ni había visto ninguna veterinario. Un día no apareció para comer en casa de esta familia, y estaban todos muy preocupados.

Salieron a buscarla y la encontraron escondida en el sótano de la casa, muy aplastada, fría y cansada, y la llevaron rápidamente al Lauro. Cuando llegó al hospital, la hicimos estabilizar con sueroterapia, calor y antibióticos en vena, y le diagnosticó una infección abdominal (peritonitis) con pus dentro del abdomen. Para tratarla tuvimos que entrar en quirófano para limpiar el abdomen y para buscar el motivo de la pus. Dentro de quirófano encontramos un pincho clavada, que le sacamos y luego limpiamos.

Estuvo varios días en la UCI y se recuperó y le dio el alta hospitalaria pesar de tener que seguir más días con antibióticos. A los pocos días de estar en casa, de repente la volvieron a encontrarse mal y volvieron a venir al hospital. Esta vez tenía una anemia muy fuerte, y para estabilizar la tuvimos que hacerle dos transfusiones de sangre. El motivo de la anemia era una destrucción de sus glóbulos rojos causada por una infección por Mycoplasma haemofelis. El Mycoplasma es una bacteria que se transmite de gato a gato por culpa de la acción de las pulgas. Como la Lilith nunca había sido controlada, no sabemos cuando se contagió, pero lo que sí es muy probable, es que secundario a la infección abdominal, la operación y el estrés, sus defensas bajaron, y la bacteria se empezó a despertar, hasta producir una infección generalizada. La gatita se quedó unos días hospitalizada y con un antibiótico especial, logró recuperarse.

También le hicimos el test de los virus de Leucemia y inmunodeficiencia felina y vimos que era negativa a los dos, y de esta manera podía juntarse con el otro gato de la familia sin ningún problema.

Ahora la Lilith ya no es una gatita de la calle, su familia salvadora lo ha adoptado, y ahora tiene una familia oficialmente.

Es importante saber que esta enfermedad puede curarse pero hay algunos gatos que con una bajada de defensas, como el estrés, pueden volver a recaer.

Diariamente vemos casos con enfermedades que se contagian por parásitos externos. No todos son tan graves como el caso de la Lilith, pero son enfermedades que podemos prevenir con una buena desparasitación externa.

Lauro - Laura Rodriguez

 

 

 

 

Laura Rodríguez


Blog - Noticias

Últimos comentarios